7.10.10

Estudio geotérmico del interior de la Tierra


Gracias a la energía calorífica producida en el interior de la Tierra, podemos saber cómo aumenta la temperatura según la profundidad a la que se encuentran las distintas capas y los materiales que las forman.
Este calor es resultado de la interacción de tres procesos:

  • La energía calorífica procedente de la formación de la Tierra por acreción colisional. Esta fuente es el principal foco de calor.
  • La desintegración de los materiales radiactivos que hay en el interior de la Tierra y las distintas reacciones que producen.
  • El rozamiento producido por los flujos de material sólido que resultan de la acción gravitatoria de la luna y otros cuerpos respecto a la Tierra.

La Tierra siempre tiende a alcanzar un equilibrio térmico, para lo cual libera el calor de su interior, que es transmitido a través del subsuelo y llega a la superficie muy lentamente. Esta transferencia de calor desde el núcleo hasta la superficie es la causante de la mayor parte de la actividad geológica de la Tierra.
De esta manera, si aumenta la profundidad, también aumenta la temperatura de los materiales. A esta variación de la temperatura proporcional a la profundidad se le llama gradiente geotérmico.
Su valor medio es de unos 33 ºC/Km, sin embargo, existen zonas donde se alcanzan valores de hasta 200 ºC/Km.
Las variaciones geotérmicas de mayor magnitud se manifiestan en la superficie terrestre indicando la posible existencia de vulcanismo reciente, zonas de alteración hidrotermal, emanaciones de gases o fuentes termales y minerales.

Estudiando las reacciones producidas por el calor (y los desplazamientos de las ondas sísmicas) podemos deducir qué capas son sólidas y qué capas no lo son.

  • El núcleo interno de la Tierra se encuentra a unos 6000ºC de temperatura, lo suficiente como para fundir el material. Sin embargo esta zona está sometida a altas presiones, lo que implica que la distancia entre partículas no es la suficiente como para darse el proceso de fusión.*
  • El núcleo externo de la Tierra se encuentra en estado líquido ya que la presión no es tan alta y la temperatura es la suficiente para fundir los materiales.
  • El manto, en su mayoría, se encuentra en estado sólido, pero la temperatura en los últimos 200 kilómetros hacia el centro de la Tierra, es lo suficientemente alta para la fusión.
Por otra parte, un pequeño porcentaje de la astenosfera también está fundido.




* Unos estudios realizados recientemente han demostrado que el 8% del núcleo interno también se encuentra en estado líquido.



Clara Sevilla y Beatriz Sánchez.

2 comentarios:

Javier E. Durán Leirado dijo...

Buen artículo, sólo falta indicar qué áreas son las más "calientes" (mayor flujo térmico) y cuáles son las más "frías" (menor flujo térmico).
Por cierto, ¿podéis citar la fuente de esos estudios recientes que "demuestran" que el 8% del núcleo interno está fundido?

Anónimo dijo...

Si cada km de profundidad la temperatura aumenta de media 33ºC, entonces en el centro de la Tierra
la temperatura seria del orden de
33x6375 y no de 6000ºC. Habra que
explicar en que regiones del interior de la Tierra es valido el
cociente 33ºC/km

Related Posts with Thumbnails