15.6.12

Adaptaciones de los vegetales a climas fríos

Las plantas de climas fríos están expuestas a unos factores limitantes tales como la altitud, la falta de agua o las bajas temperaturas, siento este último el más devastador. En zonas de bajas temperaturas, el metabolismo de las células de las plantas se ralentiza e incluso se pueden llegar a formar cristales de hielo en el interior de las células, que pueden atravesar sus paredes e incluso hacer reventar la célula debido al aumento de volumen. A medida que la altura va aumentando, las condiciones se hacen más extremas y las plantas necesitan más adaptaciones para poder sobrevivir:
Árbol nevado
Otro de los factores limitantes es la latitud, ya que las plantas que viven en latitudes elevadas (cerca de los polos) no reciben la misma cantidad de luz en un día a lo largo del año, esto es, que su actividad fotosintética se ve incrementada o reducida.
Tundra de Alaska





Las adaptaciones de las plantas a estas condiciones son muy numerosas:
-Sustancia química anticongelante: Debido a las bajas temperaturas, las células de las plantas pueden congelarse. Ante esto, la planta segrega una sustancia química que tiene efectos anticongelantes.
-Forma de las plantas y disposición de sus partes: Tienen hojas con menor superficie para reducir la pérdida de temperatura y sus colores son de un verde oscuro e incluso negro para captar más luz solar. Otras plantas como los pinos, poseen hojas en forma de aguja que realizan una función protectora, y suelen tener grandes cantidades de clorofila para adaptarse a la disminución de intensidad lumínica en determinadas latitudes..
-Adaptaciones durante su ciclo vital: Algunas plantas, como el tulipán o el Jacinto, se entierran en forma de bulbo (donde almacenan alimentos) durante el invierno y algunos árboles de hoja caduca, sueltan sus hojas a propósito para evitar que se congelen.
-Control del crecimiento: Hay algunas plantas que reducen su crecimiento cuando la temperatura desciende a bajos niveles, por ejemplo el trigo deja de crecer por debajo de 0 grados y el maíz por debajo de los 10 grados.
-Conservación de las semillas: Ciertas plantes durante el invierno desaparecen, pero sus semillas se conservan. La conservación de la semilla es una de las mejores adaptaciones frente al frío.
-Resina en el tallo: Otra adaptación es la corteza del tallo y de las ramas, que tienen resina. La resina es una sustancia ambarina, espesa y pegajosa que actúa como aislante térmico, como por ejemplo en los pinos y en general las coníferas.
Otras adaptaciones: Algunas plantas forman grandes asociaciones, como por ejemplos, bosques, para amortiguar la fuerza del viento que sopla en la alta montaña. Otras plantas tienen raíces duras y grandes para soportar el peso del árbol cuando se llena de nieve y poder absorber la máxima cantidad de agua. Algunas están recubiertas de pelos oscuros para retener el calor, y otras cierran sus hojas por la noche por la misma razón. Ciertos árboles como los abetos o cipreses tienen una forma piramidal para evitar que la nieve se acumule.
Jacinto

Tulipanes
En general podemos concluir que a pesar de las duras condiciones del medio en el que viven, principalmente las bajas temperaturas que perjudica principalmente su metabolismo (respiración, síntesis de sustancias, reproducción celular), las plantas se han adaptado de una manera muy eficiente que les permite desarrollar su ciclo de vida como un ser vivo más en cualquier tipo de ambiente.
Trabajo realizado por Daniel Silva Mascaró y Alejandro Calle Aguado
Related Posts with Thumbnails